ESTATUS POLÍTICO

 

  • INTRODUCCIÓN

El Partido Independentista Puertorriqueño reafirma su inquebrantable compromiso histórico con la Independencia de Puerto Rico. En este contexto es preciso promover un ejercicio de libre determinación entre las alternativas descolonizadoras acordadas con el Congreso y el Gobierno de Estados Unidos. Aunque el Congreso viene obligado por el derecho internacional únicamente a ofrecer la alternativa de Independencia, cualesquiera otra deberá ser conforme al derecho internacional.

 

  • PROCESO DE LIBRE DETERMINACIÓN

Los puertorriqueños y puertorriqueñas tenemos el derecho inalienable a la libre determinación e independencia. El Pueblo de Puerto Rico nunca ha tenido la oportunidad de ejercer libremente este derecho. Conforme al derecho internacional, el gobierno de los Estados Unidos tiene la obligación legal y moral de facilitar un proceso de descolonización y libre determinación.

EL PIP continuará sus esfuerzos, tanto en Puerto Rico como ante la comunidad internacional y el Gobierno y el Congreso de los Estados Unidos para lograr impulsar un proceso de descolonización para Puerto Rico que asegure alternativas soberanas, no coloniales ni territoriales. Cualquier opción que se le proponga al pueblo deberá garantizar el derecho inalienable a su libre determinación e independencia; el derecho a proteger y promover la identidad cultural de Puerto Rico​​ como nación latinoamericana y caribeña; y una transición económica armoniosa hacia todas las​​ opciones.

Proponemos concretamente la elección de una Asamblea​​ para la​​ Descolonización de Puerto Rico​​ en representación de la soberanía puertorriqueña. Cada delegación a dicha Asamblea, en representación de la alternativa descolonizadora que reclame, negociará con el Congreso y el gobierno de E.E.U.U. el contenido de cada alternativa y sus correspondientes periodos de transición. Las alternativas resultantes de estas negociaciones serán sometidas a votación al pueblo de Puerto Rico para su determinación final reconociendo, por supuesto, que la única alternativa que el gobierno de E.E.U.U. viene obligada a ofrecer según el derecho internacional es la independencia. En esa Asamblea los delegados respaldados por el PIP abogarán por el establecimiento de la República de Puerto Rico.

 

  • TRANSICIÓN A LA INDEPENDENCIA

La independencia dará a Puerto Rico los poderes que son necesarios para constituir una república próspera y democrática y para lograr mayor desarrollo y prosperidad, incluyendo los poderes para proteger y estimular nuestra industria, agricultura y comercio, controlar la inmigración y negociar acuerdos internacionales que amplíen mercados​​ y​​ promuevan inversiones de otros países.

La relación entre la República de Puerto Rico y la de Estados Unidos se regirá por un Tratado de Amistad y Cooperación que incluirá los términos de un proceso de transición económica a la independencia como el que ya fue aprobado por la Cámara de Representantes y por los comités pertinentes del Senado de Estados Unidos en los Congresos 101 y 102. Dicho Tratado abarcará aspectos tales como los siguientes: la garantía de los beneficios adquiridos de Seguro Social, veteranos y otros; lo relativo a los derechos de aquellas personas que además de ostentar la ciudadanía de la República de Puerto Rico, interesen conservar, conforme a las leyes de Estados Unidos, la ciudadanía de ese país; el derecho de usar​​ moneda propia o el dólar;​​ libre tránsito y acceso al mercado de Estados Unidos; una aportación federal anual en bloque a modo de compensación, para el desarrollo de nuestra infraestructura productiva, hasta que se complete el periodo de transición; y la desmilitarización del país.

El gobierno de​​ E.E.​​ U.U.​​ en reconocimiento de su responsabilidad como potencia administradora por más de 120 años, adquirirá la deuda pública del gobierno de PR y negociará con éste un plan de pago que no comprometa los recursos necesarios para que la economía de la República de Puerto Rico pueda lograr un nivel de crecimiento saludable y un desarrollo sostenible que rompa las cadenas de la dependencia y el estancamiento.